"Fue en España donde los hombres aprendieron que se podí­a tener razón y ser vencidos, que la fuerza puede derrotar al espíritu y que hay tiempos en que el valor no es su propia recompensa".
Albert Camus.

No me callarán

lunes, febrero 19, 2007

El Estatuto Andaluz o cómo los ciudadanos se desligan de la política

Ya son oficiales los datos del Referéndum sobre el Nuevo Estatuto de Andalucía. El resultado ha sido un SÍ abrumador - 87.45 %, lo cual es un dato objetivo y plenamente contrastable.

La clave es: ¿realmente cuál ha sido el mensaje emitido por el pueblo andaluz? Lo cierto es que hablamos de una cuantitativamente grande cifra del 36,28%, pero al mismo tiempo cualitativamente irrisoria. Desde mi punto de vista son varios los motivos que pueden haber propiciado este resultado:
    • Sentimiento generalizado de enfrentarnos a una reforma técnica sin importancia: Podemos confrontar el 54% de Andaluces que quisieron un Estatuto en el '78 al mismo nivel que las Regiones Históricas. El escenario social no es el mismo, pues en aquella época había un deseo colectivo y generalizado, que hoy apenas existe, al mismo tiempo que existía una población involucrada en política y con ganas de cambio y progreso (hoy bastante reducida).
    • Desinformación: Al igual que pasó recientemente con la propuesta de Constitución Europea (aquel intento frustrado de dar rienda suelta al capital), se ha distribuído ente los ciudadanos un texto largo, en algunos puntos poco claro y con poco tiempo de examinación previa. A veces algunos políticos parecen olvidarse que no todos los ciudadanos tienen educación superior, por lo que se apreciaría una adaptación del texto para su comprensión por parte de todos. O como mínimo, más corto (se puede decir lo mismo con la mitad de artículos).
    • Desapego general hacia la política: A medida que va evolucionando la actual democracia, parece que la sociedad se desliga de los asuntos políticos. Un gran grueso de la sociedad pasa por creer que su único deber es votar cada 4 años al político de turno preferido, renunciando al resto de derechos y exigencias
    • Inconformismo mal expresado: Hay también un importante número de personas que sufren del mal anteriormente mencionado de la desinformación. El error es actuar mediante la abstención ante un texto que, o bien no se ha leído, o no se ha podido comprender. Todo ciudadano tiene el derecho a saber qué es lo que va a votar, y ante la sensación de no haber recibido la suficiente información, simple y llanamente votar no.
    • Sensación de voto sin valor: Por un lado no ha habido un verdader debate previo público para la redacción del texto, y por el otro se ha transmitido tanto desde los medios como desde los partidos una sensación generalizada de la victoria del SÍ en el Referéndum antes siquiera de abrir las urnas. Ante este panorama, los potenciales votantes del SÍ se desmovilizan (su voto no hace falta) y los del NO se quedan en casa (está claro que su voto no valdrá para nada).

También me gustaría reseñar el papel del PP de Andalucía en todo este asunto. Su actitud ha sido totalmente oportunista y carroñera, manteniendóse en la más absoluta de las ambigüedades acerca de su posición ante el Estatuto (hoy SÍ, mañana NO, pasado me apunto...). Su postura oficial ha sido tal que les permitiera colgarse las medallas en caso de un abrumador SÍ en las urnas (ante el grito nosotros lo defendimos) o criticar al gobierno regional en caso de debacle electoral (como bien ha sucedido):

"No apreciaba en la sociedad andaluza una demanda de la reforma"
Dixit Arenas 18-02-2007 (fuente y audio)


Con episodios como estos lo único que se consigue es debilitar nuestra democracia, ya de por sí con cada vez menos competencias (en aras de ese ente metafísico supremo llamado libre mercado).

Etiquetas: , ,

6 Personas que no se callaron:

  • Estoy plenamente de acuerdo en todo lo que has dicho. Recuerdo el referéndum de la Constitución europea y en la campaña solo nos leían los artículos "bonitos". Aquellos que hablaban de los derechos humanos, la ecología, un destino que construiríamos juntos, etc. Los artículos que nos rendían ante el sistema capitalista más duro estaban camuflados detrás de los artículos "feos", que muy poca gente podía descifrar.

    Pero aún así, por muy claros que redacten el estatuto, la gente no se involucra. La implicación política supone un esfuerzo que poca gente está dispuesta a realizar. Para autojustificarse, se atrincheran detrás de la frase "de todas maneras, al final siempre van a hacer lo que quieran ellos, son todos igual". Así nos va, y lo que nos queda por ver.

    Salud, libertad y república.

    By Blogger Des del Raval d'Elx, at 1:46 p. m.  

  • De todos modos era un fin de semana de carnaval, eso mezclado con que la gente se implica poco en los referendums en los que no se vota a alguien. Lo importante es que Andalucia ya tiene un nuevo instrumento para seguir progresando, el tiempo nos dirá si es efectivo o no.

    Saludos.

    By Blogger Raúl Pleguezuelo, at 12:31 a. m.  

  • Aparte de tener razón en todo lo que dices, subrayo: ¡pero que morro tiene el PP!

    By Blogger Jesús, at 8:42 p. m.  

  • Hola!
    Fuerza, Pablo!
    Gracias

    By Blogger david santos, at 9:07 p. m.  

  • el caso es que está votado y, como ha salido lo que querían, todos felices. es como las reuniones de vecinos. si no va nadie y los dos que van deciden pintar el edificio de color rosa con manchas azules, pues se hace.

    By Blogger chüpetina, at 10:58 p. m.  

  • Totalmente de acuerdo contigo miquel, la gente no se implica, el atontonamiento se instala en la sociedad (y mientras tanto, Bilderberg se alegra enormemente de que sean los propios ciudadanos los que estén devaluando la democracia que recibieron).

    Raúl, lo del carnaval podría explicar en parte lo sucedido. Sin embargo, tomando un enfoque más general, se torna en preocupante, pues no explica lo sucedido en Cataluña (Estatut) y en España en año pasado (Constitución Europea). Más preocupante si cabe al compararlo con el grado de involucración de la ciudadanía tras la caída del Funeralísimo (Ley de Reforma Política, Constitución del 78, Estatuto de Guernika...).

    Jesús, pues sí, enorme caradura. Ampliada con la mani-facha de hoy en Madrid contra la justicia.

    David Santos, gracias por tu apoyo.

    Cüpetina, jeje, pues sí, unos pocos deciden por el resto, aquí paz y después gloria. ¿Eso no lo habréis hecho en vuestro edificio, no?

    Gracias a todos por pasaros por aquí.

    Salud y libertad.

    By Blogger Pablo Iglesias, at 4:57 a. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home



Ver estadí­sticas completas

 
Creative Commons License
Este blog está bajo licencia Creative Commons 2.5.

¡Combate el spam! Haz click aquí­!

Te veo...

RSS2 Feed  09 F9 11 02 9D 74 E3 5B D8 41 56 C5 63 56 88 C0